Agosto 2019 #
Asesor

Ocho consejos para ahorrar en la factura energética

Ocho consejos para ahorrar en la factura energética

¿Sabías que el 80% del consumo de una lavadora está relacionado con la temperatura del lavado? ¿Y qué cocinar en un microondas supone un ahorro del 60% con respecto a un horno convencional?  Te damos 8 consejos que te permitirán reducir sensiblemente tu factura de la luz y del gas y, al mismo tiempo, proteger nuestro entorno natural.

1. Cada grado es un 10% de ahorro
Más del 60% del consumo energético de un hogar está relacionado con la calefacción. Es donde más margen tenemos para mejorar la eficiencia. ¿Por dónde empezar? Es recomendable, según el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), regular la temperatura en cada estancia y calentar mejor las zonas donde pasamos más tiempo sentados, como el salón o la habitación de los niños.

2. Apagar siempre al salir de casa
Según los expertos, se gasta menos energía apagando la calefacción por la noche o al ausentarnos de casa que manteniéndola encendida. Entre otras cosas, la pérdida de calor (a través de paredes y ventanas) cuando la casa está fría es menor que cuando está caliente.

3. Ventilar ahorra hasta un 20% de energía
La costumbre de ventilar la casa durante un breve espacio de tiempo y con todas las ventanas y puertas abiertas se ha demostrado como la más eficaz para ahorrar energía, además de sus efectos higiénicos. No es aconsejable dejar las ventanas entreabiertas durante horas.
Las corrientes rápidas hacen el efecto de renovar el aire, regular la humedad y evitar que se acumulen las emanaciones de los materiales de la vivienda. Pero, sobre todo, evitan que las paredes se enfríen y cueste más volver a calentarlas. El ahorro que calcula el IDAE alcanza entre el 15 y el 20% de la factura.

4. Purgar los radiadores
Un 5% de ahorro adicional se obtiene con una pequeña operación al llegar el otoño. Se trata de purgar los radiadores de agua caliente extrayendo el aire que acumulan durante los meses de verano, cuando están vacíos.
¿Cómo podemos purgarlos manualmente? Abrimos la válvula del purgador ligeramente con un destornillador, colocamos debajo un recipiente y dejamos que salga el aire hasta que caigan las primeras gotas: entonces debemos volver a cerrarlo y habremos eliminado el aire que había dentro.

5. Instalar un termostato en cada radiador
Para mantener cada estancia a la temperatura adecuada y facilitar que la calefacción se apague cuando se obtiene la temperatura deseada, podemos instalar un termostato en cada radiador. Los mejores son los digitales, que se pueden programar. En las viviendas de nueva construcción son obligatorios los termostatos, pero en las antiguas se pueden instalar con una pequeña inversión.

Limitar el modo reposo ayuda a ahorrar energía

6. Cuidado con el modo reposo
Según el IDAE, el 10,7% del consumo energético de los electrodomésticos de nuestra casa corresponde al modo reposo, esa lucecita que queda encendida en todos los aparatos cuando no los usamos. Al modo stand by de los televisores, lectores de DVD y CD, ordenadores, impresoras, despertadores o cafeteras se suma ahora todo el ecosistema de telecomunicaciones que tenemos en casa: decodificadores de televisión por cable, routers y amplificadores de WiFi.
El uso de regletas con interruptor es una opción recomendable para apagar externamente todos estos dispositivos cuando están conectados a una misma red eléctrica.

7. Las bombillas LED
Las bombillas LED y de bajo consumo gastan entre un 20% y un 25% menos de electricidad que las incandescentes. Las LED han bajado últimamente de precio y son más eficientes y duraderas que las de bajo consumo que salieron hace una década. Además, son menos contaminantes porque, al contrario que las de bajo consumo, no tienen gas. Es importante, cuando las cambiamos, depositarlas en contenedores específicos y no tirarlas al cubo de la basura.

8. Una cocina más sostenible
Los electrodomésticos A+++ (sello de eficiencia energética) son hasta un 40% más eficaces que los aparatos más antiguos. La inversión inicial se amortiza con la factura de la luz antes de que terminen su vida útil. Además, la cocina es un escenario perfecto para tomar medidas que ayudan a gastar menos.
Las paredes del congelador, por ejemplo, deben estar siempre libres de hielo, porque lo que hacen es impedir que llegue el frío y hacen trabajar el motor inútilmente. En caso de cocinar al horno, es mucho más eficiente el microondas que el horno convencional (hasta un 60%). La lavadora es otra fuente de ahorro importante. La temperatura, igual que pasa con el lavaplatos, supone un 80% de su consumo de electricidad. Programar correctamente el lavado es una de las operaciones que agradeceremos más a final de mes.

La monitorización a través del móvil permite controlar el consumo energético del hogar

Hogares inteligentes

Todas estas medidas requieren adquirir nuevos hábitos y una pequeña inversión, como es el caso de los termostatos o las bombillas LED, pero si queremos controlarlo todo de una forma organizada lo más recomendable es convertir nuestra casa en un hogar inteligente.

En el mercado hay sistemas de monitorización digital. Desde nuestro móvil podemos programar los distintos aparatos, comprobar si nos hemos dejado algo encendido y regular el calor de las distintas habitaciones con un solo clic. Parece algo del futuro, pero cada vez más personas están incorporando a su día a día este mayordomo virtual.

Las nuevas promociones de viviendas son más eficientes energéticamente. Un ejemplo paradigmático es Residencial Can Bellet, en Sant Cugat del Vallès (Barcelona), que está dotada de un sistema de ventilación de la vivienda con recuperación de calor y donde se ha aumentado el grosor del aislamiento térmico.

Nuestra selección de promociones con los últimos avances en eficiencia energética:

 

Noticias relacionadas

Trucos para renovar tu casa de forma fácil y rápida

Cómo decorar tu casa para hacerla más cálida en invierno

Los 5 puntos para blindar la salud de una casa

 

<< volver